Mucho antes de pertenecer al grupo Los Sabrosos del Merengue o de comenzar su carrera como solista, Manny Manuel era un joven del pueblo de Orocovis, a quien se le iban los pies con merengazos como Los Limones, del Conjunto Quisqueya, o Cuarto de hotel, de Bonny Cepeda.

Manny Manuel

No era entonces de extrañar que su primera oportunidad en la música viniera de la mano de este género, al que hoy rinde homenaje a través de su nueva producción discográfica, Merengueando, en la que incluye 12 éxitos de este ritmo.

“Cuando se me da la oportunidad en la ‘high school’ (escuela superior) de compartir en la orquesta Tempo Merenguero, en Orocovis, fue cuando vi la oportunidad de estar en un escenario que es lo que tanto soñaba con realizar, y cuando se me dio la oportunidad en el merengue, me dije ‘por aquí nos vamos’. Esa fue mi primera oportunidad, ahí me quedé, y se me ha adoptado en el merengue como artista y a mucho orgullo”, expresó el cantante este lunes en entrevista con este medio en un hotel en San Juan.

Ese género con el que se ha dado a conocer es al que vuelve con su nuevo disco, que ya salió a la venta, y que se compone de temas como Woman del Callao, de Juan Luis Guerra; La quiero a morir, de Sergio Vargas; Oye, de Wilfrido Vargas, Los Limones, del Conjunto Quisqueya; La dueña del Swing, de Los Hermanos Rosario, y Merengue hasta la tambora, de Johnny Ventura, entre otros.

También incluye las canciones Sonámbulo y El Mujerón, que Manny Manuel canta a dúo con sus autores Fernandito Villalona y Héctor “El Torito” Acosta, respectivamente.

Manny Manuel explicó que quería hacer un disco con temas que representaran la “época de oro” del merengue –entre los 80 y 90- y que sirviera para darle un “empujoncito” al género, que según opinó, ha dejado de sonar en la radio.

“Un merengue nunca pasa de moda, siempre está en las fiestas, pero sí (está ausente) en la radio. Lamentablemente no tiene mucha difusión y quiero traer a través de esta producción memorias de cómo era que los grandes éxitos se convertían en clásicos y eran número uno, que tengamos una noción e idea de aquellos intérpretes que para mí son muy importantes y hay que respetarlos”, explicó.

En Merengueando, el cantante quiso dejar la esencia de cada uno de los temas, por lo que se escucharán prácticamente en su versión original.

El Rey de Corazones dedicó esta producción discográfica a la República Dominicana, país por el que siente un amor profundo y al que agradece por haberle regalado un género musical que ha adoptado como suyo.

“Es un país que me ha dado mucho y me ha prestado su música para cantarla a mucho orgullo”, agregó Manny Manuel, quien no descarta lanzar en un futuro una segunda versión de Merengueando con otros éxitos del merengue.

“Hay muchos temas que faltan que no se incluyeron aquí, pero estoy seguro que eventualmente haremos una segunda edición y vendrán muchos temas hermosos, muchos más”, adelantó.

Extraña el campo

Hace tres años Manny Manuel se mudó para Orlando, Florida, donde ha conseguido la tranquilidad que necesitaba, luego de sufrir un accidente en el 2011.

De dicha ciudad le gustan los parques de diversiones, la movilidad de poder viajar a diversos estados y el caminar tranquilamente por los centros comerciales. Aunque está feliz en su nuevo hogar, el artista asegura que todos los días extraña a su Isla y a su familia.

“Es inevitable porque aquí está la familia… Extraño subir al campo a ver a mami, extraño comerme una buena longaniza, el chinchorreo, pero en Orlando hay mucha tranquilidad, están los parques de diversiones que tanto me encantan, el poder tomar un carro e irme de estado en estado a conocer… Tengo esa amplitud”, señaló.

“Pero somos como los coquíes, no duramos mucho tiempo fuera y siempre hay que darse la visita”, agregó el artista, quien aseguró que cuando decida jubilarse volverá a Puerto Rico sin pensarlo.

Manny Manuel sostuvo que se encuentra muy bien de salud y de ánimo, y que a pesar de todos los golpes y las tragedias que ha vivido -la más reciente la muerte de su sobrino de 16 años-, sigue fortalecido y viviendo día a día.

“Hay que amar la vida, aprender de cada suceso. No dejarse caer y destrozarse por cosas que son parte de la historia ya escrita de mi vida y no creyendo que es una derrota, sino al contrario, haciendo de ellas una experiencia de superación, de no tropezarse con la misma piedra, y del amor, el amor de la familia, que es lo más importante. Saber que hay una madre ahí que necesita tranquilidad y que sufre como sufren muchos de los que quieren a uno”, concluyó el artista.

Share Post