Un hombre afirma que quemó más de un millón de dólares en efectivo para no tener que darle nada a su exesposa. El juez que lleva su caso no le creyó y por eso decidió enviarlo a la cárcel por un período de 30 días para repensar si su reclamo fue verdadero o no.

Al hombre se le acusa de vender algunas de sus propiedades a su antiguo contador a pesar que la orden judicial que pesa en su contra dice que no puede liquidar ninguno de sus activos.

Bruce McConville, de 55 años de edad, empresario de Ottawa, le dijo al juez de la Corte Superior, Kevin Phillips, que había retirado poco más de $1 millón en transacciones múltiples de varias cuentas. En septiembre dijo que quemó $743 mil y $296,000 en diciembre, todo por evitar que su exesposa obtuviera algo de eso.

Share Post