Durante los últimos días de vida de José José, los problemas de salud y las disputas legales entre sus hijos fueron una constante que no lo dejaron de acosar. Esos asuntos ocuparon el lugar que su familia debía llenar.

El Príncipe de la Canción, quien murió sabado 28 de septiembre a los 71 años de edad, padecía de cáncer de páncreas; sin embargo, ese no era el único de sus problemas, ya que su hija menor, Sarita Sosa, se lo había llevado a vivir a Miami sin tomar en cuenta la opinión de sus dos hermanos mayores, Marysol Sosa y José Joel.

José y Marysol Sosa, hijos del cantante, han tenido poco contacto con su padre (Foto: cuartoscuro.com)
Durante los últimos días de vida de José José, los problemas de salud y las disputas legales entre sus hijos fueron una constante que no lo dejaron de acosar. Esos asuntos ocuparon el lugar que su familia debía llenar.

Además, el par de hermanos acusaron a Sarita de haber aislado a su padre para que no tuviera comunicación con nadie, lo cual ha sido así desde que salieron de México. “La nostalgia y la preocupación crecen cada día, no sé nada de mi papá, habiéndose ido como se fue, en un estado frágil”, comentó hace unos días Marisol.

Y es que no habían podido establecer ningún tipo de contacto con el autor de Amar y querer desde hace varios meses. Incluso le enviaban mensajes a un teléfono que tenían de él, pero nunca recibieron algún tipo de contestación. La incertidumbre era un sentimiento recurrente en el par de hermanos.

Desde hace unos nueve meses mandas el mensaje y luego el teléfono te marca que no fue entregado, después pasan semanas y ya, pero no sé quién abre los mensajes”, relató la hermana mayor en una conversación en un espacio televisivo.

A raíz de este problema ella y su hermano José Joel decidieron proceder de manera legal contra su hermana: “Sí, no hemos estado nosotros de brazos cruzados como comprenderán”, aseguró Marysol durante una entrevista para el programa de espectáculos Ventaneando.

 

Arte y Medio

Share Post