El cotizado actor de 56 años ha dejado claro su deseo de alejarse de las cámaras

Los Ángeles.-A muchos les gustaría llegar a tener la carrera de George Clooney. Sin embargo, el envidiado intérprete de 56 años ha dejado claro su deseo de alejarse de las cámaras, al menos como actor.

“La interpretación me pagaba el alquiler, pero ahora he vendido mi compañía de tequila por 1,000 millones de dólares.

¡Te imaginas! No necesito el dinero”, ha dicho sin tapujos el ganador de dos Oscar, como productor por “Argo” (2013) y como actor de reparto por “Syriana” (2006).

En una entrevista en “The Sunday Times”, deja claro que no ha perdido el interés por su trabajo, tan solo ha cambiado el orden de sus prioridades.

La actuación

“Llevo actuando mucho tiempo”, asegura quien tiene tres décadas de carrera a sus espaldas. Pero además del crecimiento de su fortuna, hay otro aspecto que le ha apartado un poco más de la interpretación.

“Ya no soy el galán que se lleva a la chica”, dice con cierto pesar en la entrevista al periódico británico. “Tampoco debo serlo”, aclara hablando de calidad y no de protagonismo. “Si alguien me ofrece un papel como el de Paul Newman en “El veredicto”, yo me apunto. Pero no hay tantos”.

Las declaraciones de Clooney llegan en plena promoción de su nuevo estreno, “Suburbicon”, filme que ha producido, escrito y dirigido por poco más de 43,000 euros.

Un proyecto lleno de pasión que le ha costado dos años llevar a la pantalla.

No le importa, porque, como dice, tiene dinero.

El pasado junio vendió la compañía de tequila Casamigos, fundada junto con su amigo Rande Gerber, por 864 millones de euros.

“Ya haré dinero de otra forma si lo necesito. Solía hacer anuncios de café”, bromea quien se dio a conocer en la serie “Urgencias” y que ha vendido desde Nespresso hasta relojes Omega.

George Clooney, demasiado viejo y rico para actuar tanto CongueroRD.com (600x462)

Lo que le gusta

Clooney asegura que el dinero le permite pelear por las películas que quiere hacer, filmes como “Buenas noches, y buena suerte” (2005), “Michael Clayton” (2007) o “Amor sin escalas” (2009) que nunca habrían llegado a la pantalla de otra forma. “[Brad] Pitt también lo hace y es un buen uso de la fama o como quiera que se llame”, remata.

Fue también en junio cuando cambiaron sus prioridades por otras razones llamadas Ella y Alexander, los mellizos que tuvo junto a su esposa la abogada Amal Alamuddin, ahora Clooney.

Con ella también ha creado una fundación para luchar contra los crímenes de guerra en África, asociación a la que ha dotado de un millón de dólares de su bolsillo. Así que el pésimo resultado en la taquilla de “Suburbicon”, una sátira contra el racismo y la hipocresía de la sociedad, no le quite el sueño.

En política

George Clooney cree que los demócratas necesitan algo más que un buen programa para luchar contra Trump. “Necesitas a alguien que ilumine la habitación”, dijo.

Share Post