LOS ÁNGELES.- Hollywood despide un año marcado por la polémica sobre la falta de diversidad en los Óscar, que, en apenas unas semanas, tratarán de ser el mejor antídoto frente a las críticas sobre la escasa presencia de minorías entre las cintas más valoradas por los miembros votantes de la Academia.

A falta de la confirmación oficial, que llegará con el anuncio de las candidaturas a los Óscar el próximo 24 de enero, los pronósticos apuntan a varios actores afroamericanos como fijos en la carrera hacia la estatuilla dorada para la próxima edición de estos premios.

Dos nombres que no faltan en ninguna de las quinielas son los de Denzel Washington y Viola Davis por el drama “Fences”, basada en la obra de August Wilson ganadora del Pulitzer y de cuya adaptación teatral en Broadway ya se encargaron ambos intérpretes en 2010.

Washington podría entrar en la lucha por el galardón en las categorías de mejor película (como productor), mejor director y mejor actor, mientras que Davis parte como favorita para hacerse con el trofeo a la mejor actriz de reparto.

Además, en el campo de mejor actriz, otra afroamericana como Ruth Negga (“Loving”) parte con grandes opciones de lograr la nominación.

Asimismo, entre los intérpretes masculinos de reparto, Mahershala Ali (“Moonlight”) figura entre los expertos como uno de los actores con más papeletas para alzarse con la victoria final.

Y, finalmente, Viola Davis podría estar acompañada por Naomie Harris (“Moonlight”) y Octavia Spencer (“Hidden Figures”) en la contienda de mejor actriz de reparto, una cantidad de nombres que, por corrección política o porque realmente la calidad de sus trabajos sobresale de forma inequívoca, ayudarán a paliar una situación que ha afectado notablemente a la Academia de Hollywood.

La bomba estalló el pasado 14 de enero, cuando la institución no reconoció a ningún intérprete negro por segundo año consecutivo en las nominaciones a los Óscar, a pesar de que hay 20 artistas en liza entre las categorías de mejor actor, mejor actriz, mejor actor de reparto y mejor actriz de reparto.

Esa situación llevó en 2015 a la creación de la etiqueta #OscarsSoWhite (Óscars tan blancos) en las redes sociales, y, doce meses después, se recrudeció con la etiqueta #OscarsStillSoWhite (Óscars aún tan blancos).

Spike Lee y Jada Pinkett-Smith, esposa de Will Smith, fueron los primeros en poner el grito en el cielo y aseguraron que no acudirían a la gala de los Óscar en señal de protesta.

Tampoco lo hicieron el siempre incendiario Michael Moore ni Will Smith, que se sumó a las críticas de su mujer y manifestó que “la diversidad es el ‘superpoder’ de América”. Incluso Tyrese Gibson y el rapero 50 Cent pidieron a Chris Rock, el presentador de la ceremonia, que renunciase.

Reese Witherspoon (“me gustaría ver un grupo más diverso entre los miembros votantes de la Academia”), Lupita Nyong’o (“decepcionada por la falta de inclusión en las nominaciones”) o David Oyelowo (“la Academia no refleja lo que es esta nación”) también se sumaron a la polémica.

pelicula-dominicana-sugar-fields-compite-para-hacerse-con-el-oscar-a-mejor-filme-extranjero-conguerord-com-600x338

Viola Davis, nominada al Óscar por “Doubt” (2008) y “The Help” (2011), retrató con clarividencia la situación y apuntó que “los Óscar son un síntoma de un problema mucho mayor, que es el sistema de producción de películas en Hollywood”.

“Las oportunidades no se equiparan al talento existente. Ha de haber muchas más oportunidades. Hay que invertir en ello”, manifestó al programa Entertainment Tonight.

Davis se convirtió el año pasado en la primera mujer negra que ganaba un Emmy como mejor actriz en una serie dramática, por “How to Get Away With Murder”.

En su discurso de agradecimiento señaló: “Lo único que separa a las mujeres de color de las demás son las oportunidades. No puedes ganar un Emmy por papeles que, simplemente, no existen”.

La Academia de Hollywood extendió en junio una invitación a 683 personas como nuevos miembros de la organización, una cifra que duplica la del año pasado. De los 683 nuevos miembros, un 46 por ciento son mujeres y un 41 por ciento son personas de color, indicó la entidad.

Según datos oficiales de la Academia, consciente de que aún tiene mucho trabajo por delante para lograr una mayor diversificación, el 27 por ciento del total del gremio está formado por mujeres y un 11 por ciento lo integran artistas de color.

Share Post