Fuente: Bureo

 

“Tuvo un momento de desesperación lo cual lo llevó a tomar esa terrible decisión. Pero estoy seguro de que él, años y meses antes, no había pensado hacer una cosa así”, dijo Cherito

Luego de una notoria pausa, el cantante Cherito ha regresado a los escenarios al ritmo de “Déjalo pa’l lunes”, una propuesta que lo ha reinventado musicalmente.En su participación en el encuentro “Música entre Libros”, de la Biblioteca Juan Bosch de Fundación Global, Democracia y Desarrollo (Funglode), el artista aprovechó para manifestar sus puntos de vistas sobre la música actual, el auge que han tenido en los últimos años géneros como el urbano, la salsa y los merengueros. “Hay que reinventarse. Creo que hay que evolucionar y les exhorto a mis compañeros nuevos que traigan cosas buenas, en término general, cosas que saquen nuevas emociones, que el público pueda oírlos y sentir cosas frescas y novedosas”, destacó Cherito.

Cherito considera que los nuevos tiempos tienen como reto el auge de la tecnología, donde las informaciones son instantáneas; por lo que los artistas, aconseja, deben expresarse con libertad y altura, marcar la diferencia y llevar su música siempre con un límite y con responsabilidad, sin querer “callarle la boca a nadie”.

Del mismo modo, el cantante aplaude el trabajo que han venido haciendo los intérpretes de música urbana; sobre todo la marcada y visible evolución que se ha evidenciado dentro del género, como lo ha sido el ‘limpiar’ sus letras y trabajar en canciones que aluden a la positividad y la alegría, al igual que el apogeo que ha tenido la salsa en los últimos años.

“Entiendo que esa expresión de los urbanos era necesaria. Décadas atrás no había un artista dominicano que se atreviera a hacer esta música que tiene tanta influencia y mercado. No se atrevían a hacer nada fuera de esa tambora, conga y timbal, y ellos se han atrevido a hacerlo, y además, han tenido éxito”, dijo, a lo cual sumó la importancia de que cada vez más artistas se sumen a los diferentes géneros vigentes en el país, lo cual evita que la música se estanque y la industria muera. Citó que hay buenos exponentes como Vakeró, quien participó como parte del público en el encuentro, del que dijo es el cantante que más admira en su clase.

El ex vocalista de la orquesta “The New York Band”, quien se define como una persona más inclinada a la espiritualidad que a la religiosidad, también se refirió al mundo de las drogas que rodea la industria musical. Precisó que en el ámbito artístico, en ocasiones se está muy expuesto y se puede llegar a flaquear o dejarse influenciar. Sin embargo, resaltó que en sus 28 años de carrera artística nunca ha caído en el consumo o tráfico de sustancias prohibidas.

“En un momento, alrededor de mí ocurrieron muchas cosas que quizás otras personas pudieron haber flaqueado, pudieron haberse dejado llevar, porque era una influencia constante. Íbamos a discotecas en donde habían distribuidores y vendedores de sustancias ilegales que estaban a nuestra disposición y, con toda franqueza, puedo decirles que nunca, ni cerca, ni a un pie de distancia estuve de eso, mucho menos consumirla o traficarla”, resaltó en el conversatorio.

En ese sentido, se refirió al caso del bachatero Jimmy Bauer, quien salió de la cárcel bajo libertad condicional en el 2014 luego de cumplir la mitad de una condena de seis años por tráfico de drogas (mula). “Tuvo un momento de desesperación lo cual lo llevó a tomar esa terrible decisión. Pero estoy seguro de que él, años y meses antes, no había pensado hacer una cosa así”, dijo con una visible tristeza, antes de revelar que es probable que este año le produzca un nuevo disco. “Siento la necesidad de ayudar a este ser humano”, puntualizó.

Cherito Jimmy Bauer CongueroRD (600x600)

Prepara un disco de merengue y salsa

El cantante se encuentra promoviendo su más reciente sencillo, “Déjalo pa’l lunes”, primer corte de su próximo disco “Cherito Único” y que incluirá, además, merengue y salsa. “Este es un álbum donde trato de traer una propuesta que sea auténtica, con cosas frescas, un sonido moderno, y para ponerlo de otra manera, dejar atrás la forma de hacer merengue como la hacíamos, lo cual lo convierte en un disco muy ambicioso”, explicó el también productor y arreglista.

Defiende el trabajo que realiza Acroarte

El merenguero explicó, sobre su rol de padre y su vida en el plano espiritual, que esto le ha permitido reinventarse y descubrir el músico y el compositor de sus adentros. Agregó que tiene además un compromiso con el país, con la música positiva y la responsabilidad de apoyar el merengue. También defendió el buen trabajo que realiza la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte). “Música entre Libros” estuvo conducida por el periodista Máximo Jiménez, expresidente de Acroarte, y Kelvin Mejía, director de Radio Funglode.

Share Post