Cuando Selena Gomez reveló el arte de su próximo álbum, los titulares de los medios se enfocaron en el hecho de que había posado sin ropa. Pero detrás de esa imagen había mucho más que el solo hecho de enseñar piel.

“Este fue el primer año en el que me tocó lidiar con que la gente hablara sobre mi cuerpo”, le dijo Gomez a Us Weekly acerca de su elección de desnudarse para la portada de “Revival”. “Aterrizaba en un aeropuerto y la gente gritaba, ‘¡Estás gorda!’. Fue horrible. He estado trabajando en terapia. Incluso aunque haya ganado peso, estoy bien. Eso es lo que representa la foto”.

Este verano, Gomez enfrentó duras críticas sobre su cuerpo cuando unas fotos de paparazzi que la mostraban en la playa durante sus vacaciones en México aparecieron en la red. Ella decidió responder a sus detractores con un mensaje de amor propio en Instagram.

Hoy, la chica de 23 años de edad, que ha estado trabajando desde que tenía 7, está instalada en ser feliz.

“Cada año, me convierto más en quien soy”, le dijo a la revista. “Tengo un poco más de conciencia sobre mí misma. Me siento con confianza y libre. No me voy a ocultar en mi habitación ni a estar deprimida”.

2 days until REVIVAL … Officially nervous/relieved.

A photo posted by Selena Gomez (@selenagomez) on

Selena Gomez CongueroRD

Share Post