De la mano de las nuevas generaciones que se incorporan al mercado laboral, la formalidad en la vestimenta laboral va dejando paso a una más informal o “casual”. Adecco Argentina, filial de la empresa líder en el mundo en consultoría integral en Recursos Humanos, revela los cambios que se manifiestan en el estilo de vestimenta utilizada a la hora de ir a trabajar. Actualmente, las prendas informales le van ganando terreno a la corbata y a la falda tubo.

Tanto para el hombre como para la mujer el vestir de manera correcta, presentable y formal para su trabajo, es un asunto complicado y de todos los días. Además, en los últimos años, la vestimenta para ir a trabajar ha demostrado una gran transformación producto de un cambio generacional, donde la informalidad se ve mucho más marcada. La utilización de prendas formales ya no es considerada como algo fundamental o imprescindible, ni tampoco remite a una falta de respeto, en el caso de no utilizarlas. Incluso y cada vez más, hasta en la política, se están manifestando estos cambios.

Actualmente, en los hombres predominan las camisas, pantalones de vestir y sacos sport, dejando atrás el traje y la corbata.

Corbata Azul CongueroRD

Las mujeres, por su parte, aún mantienen cierto grado de formalidad a la hora de vestirse y también cuentan con una mayor diversidad de prendas para utilizar acorde a su trabajo. Sin embargo, ya no priorizan el taco aguja y la pollera tubo y cada vez se destaca más la onda “sporty” donde ellas combinan ropa de vestir con prendas deportivas.

Desde Adecco Argentina aseguran que estos cambios son mucho más notorios en los hombres que en las mujeres. Históricamente el traje o ambo, camisa y corbata fue considerada la vestimenta formal por excelencia para los hombres pero, poco a poco, ha sido reemplazado por una vestimenta más moderna e informal. El uso de la corbata, por ejemplo, ha quedado casi exclusivo para ciertas generaciones y empleos puntuales.

“La gran mayoría de los ámbitos laborales está incorporando una tendencia elegante sport que a los empleados les resulta más cómoda, les permite sentirse mejor y por ende, valoran este código de vestuario más informal” destacó Pablo Liotti, Gerente de Marketing y Comunicación de Adecco Argentina.

Asimismo, es necesario diferenciar la importancia que tiene la presencia de los trabajadores para los puestos de atención al público, según el rubro de la organización. En algunos casos se requiere el uso de vestimenta formal como los bancos, empresas de seguro, financieras y telecomunicaciones, entre otras. En cambio, empresas, como por ejemplo de turismo o vinculadas a la tecnología, orientadas a un público más joven, tienen preferencia por una vestimenta más amigable e informal que poco a poco, además, se va imponiendo en otros tipos de rubros.

En este sentido, los selectores y consultores de la compañía a la hora de seleccionar personal valoran mucho la buena presencia. No obstante, es importante tener identificada la cultura de la organización para la cual se está evaluando el candidato, el grado de informalidad de la empresa, las generaciones internas con las que deberá convivir y el sector en el que trabajará, como también, y no menos importante, conocer la generación a la que pertenece el candidato.

Share Post