Cine: Amargo éxito de Avatar: El sentido del agua: Arrasa en taquilla, pero no cumple las expectativas

EUROPA PRESS – Trece años después del lanzamiento de Avatar, por fin ha llegado a los cines su secuela, Avatar: El sentido del agua. La expectación en torno a la película de James Cameron se ha confirmado en el primer fin de semana en taquilla, donde ha tenido un gran desempeño, aunque por debajo de lo esperado, ya que las previsiones auguraban un lanzamiento por encima de los 500 millones de dólares, cifra que la secuela no ha alcanzado.

Los estudios manejaban unas proyecciones de entre 150 y 175 millones de dólares para Avatar 2 en su debut en Estados Unidos, una cifra que se ha quedado en 134 millones. En los mercados internaciones la cinta de James Cameron ha recaudado 300,5 millones de dólares, dejando una taquilla mundial de Avatar: El sentido del agua en su primer fin de semana de 434,5 millones de dólares.

El 62% de los espectadores vieron la película en formatos premium como IMAX, y globalmente la película recaudó 48,8 millones de dólares solo en IMAX. Con estas cifras, Avatar: El sentido del agua se ha convertido en el segundo mejor estreno del año, solo superada por los 442 millones de dólares cosechados por Doctor Strange en el multiverso de la locura de Marvel Studios.

Además, Avatar: El sentido del agua es el sexto mejor estreno de la historia en diciembre, siendo el mejor lanzamiento en ese mismo mes de una película que no sea de Marvel ni de Star Wars. Cabe destacar que la producción ha tenido un presupuesto de 350 millones de dólares, por lo que todavía quedar por ver en cuánto supera esta cifra para conocer su verdadera rentabilidad.

En España, la nueva película de James Cameron ha superado los 7,3 millones de euros de taquilla en su primer fin de semana tras estrenarse en 1983 pantallas. Con más de 950.000 espectadores, se trata del segundo mejor estreno desde que comenzó la pandemia y del cuarto mejor estreno en diciembre a nivel histórico en España.

FLOJO ESTRENO EN CHINA POR EL COVID

Pese a haber tenido buenos resultados en taquilla a nivel mundial, parece que la producción no ha convencido en China. Se estimaba que en el país asiático debutara con unos 120 millones de dólares, pero finalmente solo han sido 57,1 millones.

Se cree que precisamente el fracaso en este enorme mercado, el segundo de más importancia tras el norteamericano, es uno de los factores que más ha influido a la hora de no alcanzar las proyecciones a nivel mundial. Todo apunta a que las restricciones por el COVID, que aún son severas en China, tienen mucho que ver en este pobre desempeño.

El 99% de entradas vendidas para ver la secuela en China fueron para sesiones 3D. También se debe tener en cuenta, tanto en el gigante asiático como en el resto del mundo, que los efectos del boca a boca tras el primer fin de semana son muy relevantes en el desempeño en taquilla y se podrán ver en semanas posteriores.