Dada casi por muerta en 2019, la bachata resucitó y se hizo poderosa en 2022