Musiquito deja su voz plasmada en el merengue que combina lo jocoso y lo pícaro