Urbanos mantienen “el fogón encendido”, bien caliente, en su contenido lírico