Raymond Pozo y Miguel Céspedes: antes de subir la escalera del éxito no tenían “ni dónde caerse muertos”